Más de 50.000 alumnos de música de la Comunidad Valenciana continúan sus clases de forma online

El 91% de las escuelas de música pertenecientes a la red de FSMCV siguen la actividad docente mediante la modalidad online.

Este nuevo escenario ha puesto en relieve valores colectivos como la innovación, la adaptación, la solidaridad, el trabajo en equipo, el esfuerzo y la dedicación.

El 91% de las más de 500 escuelas de música que componen la red de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) siguen impartiendo sus clases de forma telemática. En ellas, más de 50.000 alumnos/as de música siguen poniendo ritmo a su cuarentena a través de sus clases online, una nueva modalidad en la que están participación el 100% de las comarcas en las que se estructura la Federación.

Para ello, el pasado 17 de marzo la FSMCV puso a disposición de todas las Sociedades Musicales federadas una extensa guía de plataformas digitales adaptadas a la enseñanza musical online, gracias a la colaboración con escuelas y plataformas especializadas en didáctica musical a distancia. Las escuelas de música de la Comunidad Valenciana se han convertido, por mérito propio, en un ejemplo de innovación y de digitalización, adaptándose de manera inmediata a la situación de aislamiento y distanciamiento derivada de la crisis sanitaria producida por el Covid-19.

Para la presidenta de la FSMCV, Daniela González, “es de agradecer al profesorado toda la implicación, el esfuerzo y el trabajo realizado para poder poner en marcha esta nueva modalidad de docencia, un trabajo en colaboración con los miles de voluntarios que gestionan cada sociedad musical y el soporte de los padres. Entre todos, hemos hecho posible que nuestras escuelas sigan adelante de esta manera”.

“Ante esta situación de crisis demostramos, una vez más, el enorme poder de resiliencia que caracteriza a nuestras sociedades y sus escuelas de música, que aun en los momentos más difíciles, como los que estamos viviendo, siguen al pie del cañón aportando valor a la sociedad”, concluye Daniela González.

En este sentido, la Presidenta destaca el constante espíritu de reinvención y creatividad que caracteriza a las Sociedades Musicales, del cual en muchos casos dependen para subsistir. El uso de tablets, pizarras digitales, proyectores interactivos o aplicaciones adaptadas constituían prácticas habituales entre sus aulas desde mucho antes de verse obligados a adaptarlas. Esta innovación también se manifiesta en áreas como la comunicación interna o la organización, donde se habían hecho muchos avances, “teníamos mucho avanzado previamente”, comenta Xusa, presidenta de la Unió Instructivo Musical «La Esmeralda» de Almassora. “Tanto la comunicación como la coordinación interna de nuestros profesores de efectuaba a través de aplicaciones online y casi todo el contenido lectivo lo teníamos digitalizado”.

Por su parte, los alumnos de nuestras escuelas están siendo otro ejemplo de adaptación y de compromiso. En este sentido, Aina Thous, presidenta del Centre Instructiu Musical de Benimaclet destaca la implicación de sus alumnos, que “están tocando el instrumento más que antes. El hecho de estar en casa les da más tiempo y están implicándose más”. El 97% de sus alumnos continúan asistendo diariamente a las clases. Lo hacen de forma diferente, a través de videoconferencias y de la realización de ejercicios que se cuelgan en las diferentes plataformas junto a vídeos y material lectivo, pero con una motivación renovada. Esta nueva dinámica de trabajo está sacando a la luz muchos de los valores que definen al colectivo de los músicos, especialmente en edad de formación, como son el trabajo en equipo y la solidaridad con los compañeros y profesores.

Esta solidaridad también se extiende a los padres y madres de los alumnos, que estos días están experimentando en primera persona el transcurrir de las clases de sus hijos. En la Unió Instructivo Musical «La Esmeralda» de Almassora destacan que, a pesar de haber preparado promociones y descuentos para las matrículas de sus alumnos como solidaridad con las familias, muchas de éstas, a pesar de poder acogerse a ellas, han decidido pagar el 100% de la cuota como medida de apoyo para asegurar la continuidad de la escuela. En la Sociedad Musical “La Paz”, que tan sólo ha registrado 40 bajas entre los más de 600 alumnos, también aseguran que se sienten abrumados por los mensajes de apoyo que están recibiendo de parte de padres y madres “Muchas gracias por todo vuestro trabajo y por la atención tan esmerada al alumnado.​ Confiamos en vosotros.​”

 

#MúsicaenCasa

La FSMCV, a través de sus redes sociales, ha hecho un llamamiento para que los más de 50.000 alumnos/as de sus escuelas de música que siguen poniendo ritmo a la cuarentena a través de sus clases online, y también para el resto de los músicos que practican y ensayan en sus casas, cuenten cómo es su #MúsicaenCasa.

A través de esta acción, en la que pueden participar grabándose en vídeo tocando su instrumento o participando en clase, subiéndolo a cualquier red social y etiquetando a @fsmcv o mediante el hashtag #MúsicaenCasa, se pretende dar visibilidad a todas las escuelas, profesores, músicos, alumnos y voluntarios, que siguen haciendo frente a esta situación con música, desde casa.