Entrevista a Cristóbal Soler, director de orquesta

València,

Director de Orquesta. Presidente fundador de la Asociación Española de Directores de Orquesta. Director de la Joven Orquesta Sinfónica de la FSMCV.


Cristóbal, a los siete años comenzaste a estudiar música en la escuela de música de la Santa Cecilia de Alcàsser, ¿cómo fue ese inicio? ¿Qué te impulsó a estudiar en la escuela de tu pueblo?

La habitación de mi casa en la que dormía era medianera con el aula de instrumentos de la Sociedad Musical; podría haber odiado la música o bien al contrario que me cautivaran los sonidos que escuchaba, que es lo que sucedió. Luego recuerdo que el ambiente era maravilloso, además de recibir una educación transversal con personas más mayores y con más experiencia no sólo en lo musical sino además de la vida en sí. Fue una excelente educación de base.

¿Qué te llevó a decidirte por la dirección de orquesta?

Fue mi maestro mentor, el director de orquesta José Collado, quien me introdujo en el mundo de la dirección y me hizo descubrir un apasionante universo.

Este año has sido el director de la Joven Orquesta Sinfónica de la FSMCV, ¿qué destacarías de esta experiencia?

El talento y la potencialidad de los jóvenes músicos valencianos.

¿Cómo ves a los jóvenes músicos de la Comunidad Valenciana?

Hambrientos de tener oportunidades musicales.

¿Qué consejo les darías a los jóvenes que sueñan dedicarse profesionalmente a la música?

Que mantengan el nivel de la excelencia en los valores humanos y en lo musical desde la perseverancia y el tesón como modus vivendi.

Eres una persona comprometida con la docencia y consciente de la labor social y cultural que realizan nuestras Sociedades Musicales, ¿crees que se debe impulsar la creación de orquestas en ellas?

Claro, es fundamental y más después de más de 100 años de tradición bandística, es el momento de crecer. Pero me siento feliz; ya hay muchos “»bebés orquesta» que están naciendo, debemos cuidarlos, estando tranquilos de que nuestra tradición en las bandas no desaparecerá si no más bien al contrario, se fortalecerá.

Entre otros logros, has sido director artístico musical y fundador de la Orquesta Filarmónica de la Universidad de Valencia (1995-2010), conseguiste el 1er Premio del Concurso Internacional de Jóvenes Orquestas Sinfónicas (celebrado en Viena en 1998), has sido invitado por las principales orquestas españolas, has hecho giras por todo el mundo, durante seis temporadas (2010-2015) fuiste titular del Teatro de la Zarzuela de Madrid, actualmente colaboras con la ORTVE, eres director artístico de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, eres el presidente fundador de la Asociación Española de Directores de Orquesta… ¿Hay todavía algún reto o sueño que te gustaría alcanzar?

El reto es no perder la ilusión y la pasión en cada proyecto como si fuera el primero y el más importante. Porque para nosotros vale el hoy, no lo pasado, somos como una muletilla al ruedo en busca de tener una oportunidad.

Eres considerado uno de los mejores directores del momento. Si uno echa la vista atrás y ve todo lo que ha conseguido, ¿qué siente? ¿qué imágenes vienen a la cabeza?

Satisfacción, pero a la vez con la exigencia de cada día dar lo mejor de mi mismo, teniendo en cuenta, desde la humildad, la gran verdad que dijo Sócrates: «Sólo sé que no se nada», o al menos bien poco.

¿Quiénes te han inspirado en el desarrollo de tu carrera?

Mis padres, mi mujer y mi hija, y mis dos profesores y mentores, D. José María Cervera Lloret y D. José Collado.

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje desde que comenzaste?

La experiencia de la vida aplicada a la interpretación de la música.

En la foto: Cristóbal Soler dirigiendo en el Palau de les Arts a la Joven Orquesta Sinfónica de la FSMCV en la clausura de la temporada 2017.