Este sábado 4 de mayo sale a la venta el decimocuarto disco-libro de la colección “Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana” con el diario Levante-EMV

Llega la decimocuarta entrega de la colección de disco-libros que el diario Levante-EMV dedica a las Sociedades Musicales valencianas con la colaboración de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana y la Fundación SGAE.

Esta semana disfrutaremos de las formaciones bandísticas de la Corporación Musical Primitiva de Alcoy y también de la Unión Musical Santa Cecilia de Villar del Arzobispo. Además también les acompañará en este disco-libro la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV dirigida por quien fuera su batuta entre 2007 y 2009, Teo Aparicio Barberán.

El 14º volumen de la colección lo podéis adquirir este sábado 4 de mayo con el diario Levante-EMV por 5,95€. ¡No lo olvidéis!

Corporación Musical Primitiva de Alcoy

Probablemente formada a partir de los músicos de la capilla musical del siglo XVIII en la entonces Villa de Alcoy, la Corporación Musical Primitiva se incorporó en las Fiestas de Sant Jordi hacia 1817, acompañando a los Moros de Llana, motivo por el cual la “filà” Llana pasó a ocupar el primer lugar del bando moro.

Durante el Trienio Liberal 1820-1822 se forma la Milicia Nacional Local, que contará con su propia música marcial formada por los músicos de la Vila por lo que parece. Conocida como Banda del Batallón de Milicianos Nacionales, se volverá a documentar después de la Década Ominosa, en el periodo 1833-1843, figurando Rafael Cantó como Músico Mayor y Francisco Cantó como corneta de caballería.

Se considera a Francisco Cantó Botella fundador de La Primitiva por el largo tiempo que estuvo al frente de la entidad, y por su dedicación a la misma reformando y ampliando su instrumental; por ejemplo, incorporando a la plantilla el saxófono, instrumento que por aquellas fechas todavía no se conocía en Alcoy.

Desde 1875, año fundacional del Centro Instructivo Musical Apolo, ha sido la banda el núcleo inicial sobre el cual se construye todo el entramado de la sociedad. El 1878 La Primitiva estructura formalmente las tres secciones: Banda, Capilla y Orquesta, al mismo tiempo empieza a usar la denominación ‘Corporación Musical Primitiva’ cayendo en desuso el término ‘Música’.

El Centro Instructivo Musical Apolo ha sido siempre una entidad dedicada a la enseñanza. Desde sus aulas han salido generaciones de músicos e instrumentistas como el compositor Amando Blanquer –quien da nombre a la actual Escuela de Música desde 2001–; el percusionista Enrique Llácer “Regolí”; el clarinetista Eduard Terol Botella, miembro de la ECCA-Escuela de Composición y Creación de Alcoy; los percusionistas Juan Ponsoda y Àngel Lluís Ferrando; o más recientemente, el clarinetista Jordi Monllor, el contrabajista Marc Sirera y los cantantes de ámbito lírico Tania Bou i Javier Pérez, entre otros. Así mismo en el CIM nació en 1993 el Grupo de Dulzaineros y Tabaleteros “La Cordeta”.

Entre los premios y reconocimientos obtenidos por La Primitiva a lo largo de tan dilatada historia se puede citar el primer premio en el certamen del IV Centenario de la Santa Faz de Alicante (1889), con Rafael Pascual como director, y el primer premio con Mención de Honor en el Certamen Internacional de Valencia (1996) bajo la dirección de Gregorio Casasempere Gisbert.

La música para la fiesta de moros y cristianos es un capítulo a tener en cuenta en la historia de la Primitiva. Las primeras composiciones en los diferentes géneros fiesteros: Fagina 1 y Benixerraix de Camilo Pérez Laporta; El Turco, La primer diana y Mahomet de Juan Cantó; A-Ben Amet de Pérez Verdú y Aleluya de Amando Blanquer, son fruto de la inspiración de músicos de Apolo. Posteriormente se ha seguido contribuyendo al género fiestero desde la Primitiva iniciando los ‘boatos’ en el último cuarto del siglo XX con trabajos de Gregorio Casasempere, Àngel Lluís Ferrando y Vicent Sanoguera.

El catálogo del archivo de la Corporación Musical Primitiva recoge actualmente algo más de cinco mil registros –muchos de ellos obras únicas dedicadas a la propia entidad por sus autores–, y que en su conjunto constituye un legado por el cual la sociedad que las custodia siente un especial orgullo. Entre los trabajos en que sus fondos han sido estudiados o recogidos hay que destacar la tesis doctoral de Francisco José Fernández Vicedo (Universidad de Granada – 2010) El clarinete en España: historia y repertorio hasta el siglo XX, y los CD El clarinete romántico español Vol. III con Pedro Rubio y Ana Benavides (Bassus Ediciones, 2011), Camins d’Art Musical por el Coro de la Generalitat Valenciana dirigido por Jordi Bernàcer (Fundación La Llum de les Imatges, 2011); y, más recientemente Huellas y memorias (Bassus Ediciones, 2018) con Pedro Rubio, también.

El actual director de la banda del Centro Instructivo Musical Apolo es Àngel Lluis Ferrando Morales.

Obras que interpreta en el CD

– A Don Camilo (pasodoble), Eduard Terol i Botella.
– En el oasis (intermedio árabe), Eliseo Martí.
– Genna Al-Ariff (marcha oriental), Evaristo Pérez Monllor.
– L’entrà dels moros (marcha mora), Camilo Pérez Monllor.
– Tristezas y alegrías (pasodoble), Evaristo Pérez Monllor.

Unión Musical Santa Cecilia de Villar Del Arzobispo

El desarrollo de la Banda de la Unión Musical Santa Cecilia de Villar del Arzobispo comienza en el siglo XX con la constitución de la Sociedad “La Fraternidad Musical” en la localidad bajo los auspicios de Nuestra Señora de La Paz. Sus estatutos son presentados en el Gobierno Civil de Valencia el 12 de marzo de 1904. Su único objetivo es “que sus individuos se dediquen al estudio de la música y su perfeccionamiento”.

Otra fuente que ofrece cierta luz al funcionamiento de la Banda en estos primeros años del siglo es una fotografía de 1909 en la que aparecen unos cuarenta músicos junto al director y al Alcalde. En la bandera que aparece tendida en el suelo se puede leer “Música del Patronato”, quedando oculto el resto del nombre de la agrupación. Por tanto, desconocemos prácticamente la evolución que sufre la Unión Musical Santa Cecilia de Villar en este principio de siglo. Pero son numerosos y contrastados los testimonios orales de músicos, a su vez hijos de músicos de principios de siglo que recuerdan actuaciones, componentes, maestros Directores…

Podemos decir que participaba con gran aceptación en las fiestas populares, de las festividades religiosas y de los actos sociales locales y foráneos con sus pasacalles, bailes, actuaciones litúrgicas y conciertos. Un foco cultural del y para el pueblo, manteniendo con el sacrificio personal continuo de sus componentes, simpatizantes, socios y alguna exigua asignación municipal que no llegaba ni para pagar al director.

Cabría destacar como figura señera de la dirección de la banda, entre los numerosos maestros que se sucedieron en este primer cuarto de siglo, a Timoteo Pamblanco, músico y compositor, que logró formar una numerosa banda y lo que es más importante, sembrar la rica semilla del amor por la música en el corazón de los villarenses que se ha transmitido a través de generaciones en numerosas familias.

A pesar del esplendor artístico y cultural alcanzado por la Banda en estos comienzos de siglo, con una plantilla estable, con grupos de zarzuela de reconocido prestigio comarcal y una compañía de teatro boyante y entusiasta llegó la crisis en el año 1929. Las diferencias en la forma de concebir la Sociedad Musical llevaron a un grupo de músicos a separarse de la Banda matriz, en el otoño de ese año, formando la Banda de Música Santa Cecilia. El pueblo la bautizó como La Nueva para diferenciarla de la histórica o La Vieja.

En enero de 1950, de acuerdo con las normas sobre Asociaciones y Leyes vigentes, La Vieja se constituye como Asociación Musical Villarense y se adscribe al Organismo de Educación y Descanso para obtener los beneficios y dotaciones del Estado. Su primer presidente fue Vicente Barrachina López y su primer director, José Mª Cervera Lloret. A lo largo de los años ocuparon el puesto de director José Castelló Cotino, Enrique Albiach Prats, o José Mª Barrachina, entre otros.

Por estas mismas fechas La Nueva, Banda Santa Cecilia, atravesaba un largo periodo de oscuridad. Sólo la personalidad controvertida de Pascual Balaguer Martínez mantenía viva la luz cultural de la Sociedad con su espíritu tenaz, y su extraordinaria formación autodidacta.

Los contactos informales entre miembros de ambas bandas que animadas por el espíritu de unión se mantenían de manera informal e intermitente, fructificaron en la primavera de 1964 tras largas conversaciones formales. El deseo de muchos músicos y del pueblo de Villar se vio plasmado con el acta de fusión de las bandas, sesión del 7 de noviembre de 1964, en la actual Unión Musical Santa Cecilia. Su primer presidente fue Vicente Martínez Tomás.

Estos últimos 25 años de la historia musical Villar del Arzobispo han sido prolíficos en costosas realizaciones materiales siempre con la abnegación, sacrificio e interés de los músicos. Se ha logrado realizar el deseo secular de un local social propio, confortable y funcional, un salón de conciertos, dependencias para actividades musicales y una Escuela de Música, en la que 12 profesores imparten clases a unos 120 alumnos.

Dentro de las actividades desarrolladas por la Banda hay que destacar los Conciertos ofrecidos en Innsbruck (Austria), Palau de la Música de Valencia, Teruel, Monasterio de Santa María de El Puig (Valencia) en homenaje a Julio Ribelles Brunet, entre otros; así como la participación en Festivales de gran renombre como el de San Miguel en Llíria, el organizado por la Falla Giorgeta-Roís de Corella (Valencia) o el IV Festival Ibérico de Bandas Amadoras en Loures (Portugal).

También han sido provechosos los Certámenes en los que ha participado: Valencia, Benaguasil, Segorbe, Campo de Criptana, Kerkrade o Altea. Cabe destacar los dirigidos por Rafael Villarejo Ramírez, Francisco Hernández Guirado y Enrique Artiga Francés, en los cuales ha conseguido las máximas calificaciones. La discografía de la Banda incluye la edición de varios CDs con las interpretaciones realizadas en dichos certámenes, así como el dedicado a las músicas bailables titulado Begin the Beguine.

Estuvieron al frente de la Banda directores como, además de los ya citados, Amador Martínez Faubel, Amando Blanquer Ponsoda, José Pascual Asesio Orús, José Asensi Alamá, o Juan Pablo Hellín Chaparro, entre otros. Su actual director titular en Luis Serrano Alarcón.

Obras que interpreta en el CD

– La Primitiva, Jef Penders.
– La Venta de los Gatos, José Serrano Simeón.
– La Musical, Eduardo Nogueroles.
– Gran Fantasía Española, Frank De Vuyst.

Joven Banda Sinfónica de La FSMCV – Director: Teo Aparicio Barberán

Teo Aparicio-Barberan (Enguera, 1967) comienza sus estudios en la banda de su pueblo de la mano de M.Vidal eligiendo como instrumento el saxofón. Estudia en los conservatorios de Xátiva, Carcaixent, y Superior de Valencia, consiguiendo dos menciones de Honor en el grado medio y superior en el Concurso para premio extraordinario.

Paralelamente a sus estudios de saxofón, estudia contrabajo, piano, armonía, contrapunto, fuga, composición y dirección de orquesta.

Durante tres años asiste en Gerona, a los cursos dirección de orquesta con Bruno Membrey y de composición y orquestación con Carl Schahter. El compositor y director Bernardo Adam Ferrero contribuye a su formación además del compositor alcoyano Luis Blanes, verdadero mentor en su carrera musical.

En el año 2016 adquiere la condición de Doctor en Humanidades por la Universidad Cardenal Herrera CEU por su tesis “Puntos de referencia en la obra del compositor Luis Blanes: Tradición y modernidad”.

En su catálogo de obras hay más de 150 trabajos en su gran mayoría para banda. Muchas de estas obras han sido piezas obligatorias certámenes nacionales e internacionales. Sus composiciones han sido editadas por Piles, Tot per l’aire, Ed. Albadoc y por la prestigiosa editorial belga Beriato.

Su música ha sido interpretada en Austria, Alemania, Francia, Portugal, Japón, Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Costa Rica y en el prestigioso Certamen Internacional de Kerkrade (Holanda). También por solistas de talla internacional como el saxofonista Manuel Miján, el trombonista Armin Rosín, el cuarteto “Adolphe sax”, el trompetista Thomas Scheibe, el trompista Abel Pereira, el tubista Vicent López, o la flautista Ana María Ribeiro.

Ha sido director titular de las bandas de Enguera, Font de la Figuera, Banda Sinfónica de Villanueva de Castellón, Banda Sinfónica de la A.M. “L’Amistat” de Quart de Poblet, de la Unió Musical d’Alaquàs, de la “Primitiva Setabense” de Xàtiva y de “La Entusiasta” de Benifairó,  consiguiendo al frente de las mismas diferentes premios en distintos certámenes.

Su nombre aparece reseñado en el libro “Mil músicos valencianos” y en el diccionario enciclopédico de Música de la Generalitat Valenciana.

Durante las temporadas 2007 a 2009 fue director de la banda sinfónica de la FSMCV. En 2012 se le concede el premio EUTERPE  a la mejor creación sinfónica otorgado por la FSMCV.

Obras que interpreta en el CD

– Pietäsinn, Joan Enric Canet Todolí.